Dia:
8 de Diciembre
Asuntos:
Matrimonios y conflictos, embarazo, asuntos familiares, nudos que nos atan a pecados y adicciones, y nudos que no parecen tener solución

 

María, la Desatadora de Nudos, es una advocación de la Inmaculada Concepción. Por este motivo es que el día consagrado a dicha Virgen sea el 8 de diciembre.

La Virgen actuando bajo la fuerza e inspiración del Espíritu Santo que está sobre ella en forma de paloma. Está rodeada de ángeles que le asisten pues ella es la reina. A su izquierda un ángel le alcanza la cinta llena de nudos, a su derecha otro ángel recoge la cinta ya desatada.

Esta devoción comenzó en Augsburgo, Alemania. (en alemán: Maria Knotenlöserin). La pintura original se encuentra en la iglesia de San Peter am Perlach. Es obra de Johann Melchior Georg Schmittdner, del año 1700.

La Virgen fue entronizada en San José del Talar el 8 de diciembre de 1996. Todos los días ocho de cada mes se venera a la Virgen con la asistencia de miles de fieles.

Parroquia San José del Talar
Navarro 2460
Villa Devoto
Ciudad Autonoma de Buenos Aires
Tel: (011) 4571-8808 Email: virgendesatanudos@arnet.com.ar www.sanjosedeltalar.com.ar

El templo permanece abierto todos los dias de 8 a 20.30 hs

Misas: Lunes a Viernes 11 y 19 hs. Sabados 11, 17 y 19 hs. Domingos 9, 11, 12, 15.30, 17 y 20.15 hs

Dias 8 de cada mes (Enero a Noviembre): El templo estara abierto de 6 a 24 hs. Misas: 7, 9, 11, 13, 15, 17, 19 y 21 hs

En una antigua iglesia de Alemania existe una imagen cuya copia llegó a Argentina en el año 1984 a través de un sacerdote que se sintió conmovido al observar en su lugar de origen la fe y culto que se le rendía a la advocación de Maria en ese país europeo. Ese sacerdote argentino es ahora el Papa Francisco.

La imagen de Nuestra Señora Desatanudos es un cuadro pintado por Johan Schmittdner en el año 1700. El pintor recibio un pedido partincular, retratar a la virgen con determinadas caracterisiticas. El pedido viene del sacerdote Hieronymus Von Langenmantel, a cargo de la iglesia de Saint Peter am Perlach, en Ausburgo. El sacerdote queria regalarle aquella virgen a un pariente suyo de la nobleza, quien estaba en crisis con su esposa.

Maria deshace nudos de dolor, de tristeza, de desamparo, soledad y desesperanza. La desatadora nacio de la imaginacion o "iluminacion" de este sacerdote que entendio que todos tenemos nudos en nuestras vidas y que debemos ponerlos en manos de la Virgen para que obre sobre ellos.

En la misma puede verse a Maria rodeada de Ángeles pequeños protegida por la luz del Espíritu Santo en el símbolo de una paloma sobre su cabeza. Se encuentra de pie pisando la cabeza de una serpiente. Un ángel a su izquierda le alcanza las cintas anudadas y otro ángel a su derecha recoge las cintas estiradas, sin nudos. Abajo del cuadro puede apreciarse a un hombre caminando a oscuras guiado por la compañía de un ángel, lo cual nos remite a San Rafael guiando en su camino a Tobías en su viaje para cobrar una deuda.

Esta imagen tambien puede interpretarse como la guía celestial por parte de los ángeles, auxiliares de Dios, en los oscuros caminos de la vida terrenal. La imagen de Maria desatadora de nudos tiene una clara referencia a los problemas humanos que se simbolizan como energías que atascan el normal flujo de comunicación entre Dios y los humanos, representados en cintas que la Virgen desata y destraba con ayuda de los ángeles.

En su culto de América, mas precisamente en Argentina, se la conoce como Nuestra Señora Desatanudos. Son muchas las personas que se acercan a esta advocación tratando de encontrar un alivio a sus males, y aun cuando siempre se trate de la imagen de la Virgen María, su veneración es relativamente nueva en América.

Cuando comenzó su culto a través de pequeñas imágenes que las personas recibían, tambien se propagaron las noticias de ser muy milagrosa cuando se la invocaba y se le pedían gracias. Numerosos testimonios de personas decían haber recibido de la Inmaculada Concepción en la advocación de Nuestra Señora Desatanudos, milagros de curaciones, nuevas oportunidades, paz a sus hogares y tantos mas relatos en boca de fieles que buscaban esta imagen en todas partes, pero no existía un lugar donde rendirle culto, entonces el mismo pueblo argentino de Buenos Aires y alrededores solicitó que las autoridades eclesiásticas brindaran un sitio a la imagen de Maria para poder concentrar sus oraciones. Fue axial que la iglesia se mostró conforme y se le encargó a una artista plástica, Ana B. de Verti, la reproducción del original que se encuentra en Alemania para colocarla en una iglesia de Buenos Aires.

Oracion para pedir su protección

A Nuestra Señora Desatanudos
Santa María desatadora de nudos
Santa María, llena de la presencia de Dios,
durante los días de tu vida aceptaste con
toda humildad la voluntad del Padre,
y el Maligno nunca fue capaz de enredarte con
sus confusiones.
Ya junto a tu Hijo
intercediste por nuestras dificultades y,
con toda sencillez y paciencia,
nos diste ejemplo de cómo desenredar
la madeja de nuestras vidas.
Y al quedarte para siempre como
Madre Nuestra, pones en orden y haces mas
claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa María, Madre de Dios y Madre Nuestra,
Tú que con corazón materno desatas los
nudos que entorpecen nuestra vida,
te pedimos que nos recibas en tus manos
y que nos libres de las ataduras y confusiones
con que nos hostiga el que es nuestro enemigo.
Por tu gracia, por tu intercesión, con tu ejemplo,
líbranos de todo mal, Señora Nuestra
y desata los nudos, que impiden nos unamos a Dios,
para que libres de toda confusión y error,
los hallemos en todas las cosas,
tengamos en El puestos nuestros
corazones y podamos servirle
siempre en nuestros hermanos.

Amén

Oracion de Consagración a Maria

Señora y Madre mía, Virgen Santa Maria, la que desata los nudos; a tus pies me encuentro para consagrarme a ti. Con filial afecto te ofrezco en este día cuanto soy y cuanto tengo: mis ojos, para mirarte; mis oídos, para escucharte; mi voz, para cantar tus alabanzas; mi vida, para servirte; mi corazón, para amarte. Acepta, Madre mía el ofrecimiento que te hago y colócame junto a tu corazón inmaculado. Ya que soy todo tuyo, Madre de misericordia, la que desata los nudos que aprisionan nuestro pobre corazón, guárdame y protegedme como posesión tuya. No permitas que me deje seducir por el maligno, ni que mi corazón quede enredado en sus engaños. Enséñame a aceptar los limites de mi condición humana, sin olvidar que puedo superarme con la ayuda de la gracia y que agradezca siempre a Dios por mi existencia. Ilumíname para que no deseche al Creador por las criaturas, ni me aparte del camino que el pensó para mi.

Amen